¿Rígida o doble? La eterna duda...

VS.

Aunque pasen los años y veamos claramente una evolución tecnológica enorme dentro del sector del ciclismo, hay una duda que sigue en boca de muchos usuarios, algunos al comprar su primera bici y otros simplemente por pensar… y si cambiara de bici y probara una…, preguntas que alguna vez a la vida nos hemos planteado, ¿Rígida de toda la vida o doble suspensión? ¿Cuál es mejor? ¿Cuáles son sus características principales? ¿Qué bicicleta es más adecuada para mi estilo?

Aunque sabemos que no es fácil elegir entre una u otra hoy vamos analizar, desde nuestra experiencia, las principales ventajas e inconvenientes de cada una. Es importante saber que hay varios factores decisivos a la hora de elegir una bici rígida o doble, para nosotros es esencial tener claro el uso que le vamos a dar a la bicicleta y nuestro presupuesto. Es muy importante tener claro el terreno por el que vamos a transitar y la duración de nuestras rutas.  Pero la geometría es sin lugar a duda el dato más importante a la hora de elegir una bici, ya que va a decidir el carácter de ésta. Como en todo, no hay bici perfecta, pero sí que hay una bici más adecuada para cada ruta. Nuestra comparación será a partir de dos bicicletas de similares precios y componentes, ya sean con cuadros de carbono o aluminio, con las mismas condiciones, con una única diferencia, la estructura del cuadro.

Antes de entrar analizar las ventajas e inconvenientes de cada bici, tal y como comentábamos anteriormente la geometría juega un papel muy importante. Si eres un usuario más amateur y no conoces muy bien las partes y componentes de una bicicleta, te ayudará saber que antes que nada hay que tener claro nuestro “estilo” o modalidad. Dentro de los estilos principales en el MTB encontrarás el Rally, Maratón y Trail/All Mountain. Si quieres mejorar tus conocimientos de la bicicleta visita nuestro blog ¿Conoces cada parte de tu bicicleta?

Por el contrario si entiendes un poco de bicis hay que saber que el ángulo de dirección es, dentro de la geometría, la característica que aporta el mayor carácter a la bici. Un ángulo menor deja la horquilla mucho más lanzada, por lo tanto como menor sea el ángulo de la bici será más eficiente en bajadas de mayor desnivel pero perderá ligereza en curvas. Por el contrario a mayor ángulo, la estabilidad y la posición se asemejara más a una bicicleta de carretera ganando en agilidad en curvas, dará más nervio a la bicicleta y será más ratonera y manejables. Los ángulos oscilan entre los 72º hasta los 62º. Los estándares nos dices que para  bicis de rally puro o maratón, sin grandes dificultades técnicas los ángulos se mueven entorno los 72º a los 70º. El amplio ratio situado entre los 69º y los 66º, podríamos situar la mayoría de modalidades. A menor ángulo será más eficiente en zonas agresivas y técnicas pero perderá comodidad. Otro punto importante son las vainas del cuadro, estas van paralelas al suelo, entre el eje de pedalier y el eje de la rueda trasera. A menor longitud, mayor transmisión y mayor agilidad de la fuerza de la pedalada. Por el contrario si las vainas son más largas, aumenta la distancia entre ejes, y por tanto la estabilidad en velocidad. Por último, hay que tener en cuenta la altura del eje de pedalier. A menor altura, más bajo va el centro de gravedad, y por lo tanto más estable será la bici. Si éste va muy bajo, los golpes de pedal contra las piedras serán frecuentes, este aspecto es una cuestión de gustos. 

Si nuestra primera opción es elegir una bicicleta rígida, tenemos que saber que sus puntos fuertes son el peso, el pedaleo, el mantenimiento y el precio.  Aunque hoy en día la competencia entre marcas es enorme y existen grandes máquinas dobles, si generalizamos las rígidas van un paso por delante en las características que hemos comentado, aunque siempre hay excepciones. Si hablamos del peso, las rígidas tienen muchas menos articulaciones, bieletas y rodamientos en sus estructuras cosa que las hacen un poco más ligeras.

Si hablamos del pedaleo, al no disponer de articulaciones y suspensión trasera, la “contaminación” del pedaleo es inexistente en las bicicletas rígidas. Todo nuestro esfuerzo se aplicará directamente desde los pedales hacia la transmisión, sin pérdidas porque bascule parte del cuadro. Todo esto las convierte en la opción perfecta para hacer rutas largas con mucha pista donde priorice ante todo rodar y escalar rápidamente. Otro punto a favor es el mantenimiento, al tener menos articulaciones y menos suspensión hay menos para ajustar y revisar. Otro punto a tener en cuenta es el precio, por lo general si comparamos dos bicis de la misma calidad en cuadro y componentes, la bici rígida siempre será más económica que una doble. Si miramos las desventajas o los puntos menos fuertes de las rígidas, encontramos que pierden un poco en comodidad en tramos técnicos en comparación a las dobles. Las dobles te perdonan errores (ese escalón que es más alto de lo que habías calculado, esa piedra que te comes) y no te obligan a afinar tanto la trazada. Otro punto débil es la tracción, aunque en cuestas técnicas se sube más ligeramente en bajadas, una buena suspensión trasera hace que la bici dibuje perfectamente el relieve del terreno y se adapte mejor a las irregularidades ganado tracción.

Por el contrario, si decidimos elegir una bicicleta doble tenemos que tener claro que sus puntos fuertes se centran en la comodidad, la seguridad y la tracción. Si las analizamos vemos que en el tema comodidad no hay discusión posible. Una bici con suspensión trasera te aporta una comodidad extra. En una rígida tu cuerpo (concretamente tu espalda y tu trasero) absorberán todas las irregularidades que te transmita la rueda trasera. Una bici con suspensión trasera se tragará la mayor parte de esas irregularidades, por lo que tu cuerpo lo agradecerá. Si decides elegir una doble hay que tener claro los diferentes sistemas de amortiguación del mercado: pivote virtual, monopivote, monopivote articulado, horst link, amortiguador flotante y active Braking Pivot. Cada uno tiene sus peculiaridades e intenta contrarrestar las desventajas comentadas. Si quieres saber más sobre el tema te puede interesar ¿Qué sistemas de suspensión hay? 

En el tema seguridad, aquí también gana la doble, la suspensión trasera te permite bajar más rápido y más seguro más que nada por el tema de la amortiguación, aunque lo que predomina principalmente es nuestra técnica, llevar la bici con buenas condiciones e ir bien equipado. ¿Una doble es buena sólo para las bajadas? Rotundamente NO.  Una buena suspensión trasera hace que la bici dibuje perfectamente el relieve del terreno, se adapta a las irregularidades y gane en tracción, algo que también apreciamos en subidas técnicas con muchas piedras. Las principales desventajas en una doble se centran en el peso, en el mantenimiento y en el precio, los tres más elevados en comparación a una rígida.

¿Ya tienes clara tu elección? ;)

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando este sitio acceptas el uso de dichas cookies. Más Información