¿Ir a trabajar en bici?

Excusas_ciclismo_

Hemos recogido algunos ejemplos graciosos que a veces uno escucha por la calle, entre amigos, en el trabajo, las excusas más absurdas que podemos llegar a inventarnos los seres humano, y todo para no hacer deporte.

1-No tienes "la bici" preparada para estos tutes

Si llega el momento y decides dar el paso, cuando echas un vistazo a tu bicicletas ves claramente que no dará la talla. Aparte de tener un quilo encima de polvo, es un modelo viejo de MTB o en el mejor de los casos, una bici de paseo con cesta. ¡Seguro que no te va a servir! Buff ahora tendrás de ir a una tienda de bicis y gastarte al menos 400, no sé si te sale a cuenta…

2- ¡Ponerte un casco y llevar unos pelos arreglados es incompatible!

Aparte de incómodo y estéticamente feo, si lo usas es imposible que, después de 10, 20 ó 30 minutos de viaje con el casco puesto tu pelo vuelva a ser algo más que un mocho de fregona mal secado y viejo. Además es imposible tener algo para arreglarte el pelo en tu puesto de trabajo. Eso se hace en casa y punto.

3- Cambiar tus rutinas intocables

Ah no, eso sí que no. Eso sí que es imposible. ¿Cómo vas a prescindir de esa hora y media larga que dedicas a recorrer los 6 km que te separan de casa al curro sentado en el tu cómodo coche a 5 km por hora…en una magnifica cola? Todos prefieren el coche. ¿Y perder el trato con el resto de conductores en las rondas, semáforos y autovías?

4- Solo hace falta que llegues sudado al curro

¿Aparte de llegar a primera hora ya cansado sin fuerzas,  tienes que oler mal? Y para el colmo trabajas en un octavo piso, lógicamente cojeras el ascensor y justo cuando estés apunto de subir, tu amable jefe decidirá subirse contigo, es el destino, que honor y cuantas aromas en un espacio tan reducido. Está demostrado, una vez que ya has sudado, no vuelves a ser presentable hasta que no tomas una ducha o un buen baño y te secas bien después.

5- No mola asumir demasiados riesgos

No hace falta mucha imaginación…. Ahí fuera, con una bici entre todos esos conductores locos que te pasan volando, sin más protección que un trozo de plástico relleno de polispan sobre tu cabeza en el mejor de los casos. Te podrían matar. Es realmente peligroso. Lo mejor, sin lugar a dudas, es refugiarte en la coraza de tu coche, porque nadie jamás ha muerto dentro de un automóvil. Conducir es seguro.

6- No estamos en los países bajos

Vives en un país con mucho desnivel sobre si estas en el centro de España, hay tantas cuestas que es imposible pasar por determinadas zonas sin bajarte y empujar. Las bicis actuales tienen marchas y esas cosas, pero solo sirven para encarecer el producto y hacerlo más pesado. Solo puedes usar  la bici con normalidad, en ciudades como Amsterdam.

Desde Biking Point os animamos a que no lo dudéis y si tenéis la oportunidad disfrutad de la bici, no hay excusas ni razones de peso para no hacerlo.

 

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando este sitio acceptas el uso de dichas cookies. Más Información