La posición correcta encima de la bicicleta

Hace unos días os explicavamos los primeros consejos para ser un rider completo, hoy en este segundo post trataremos un tema de vital importancia, la posición encima de la bicicleta. De ella depende (de la posición de nuestro cuerpo por supuesto, no de la bicicleta) en gran medida, que progresemos en el mountain bike o nos quedemos atrapados en este nivel mucho más aburrido. 

Hemos de tener presente, que con nuestra posición encima de la bicicleta, modificamos el reparto de pesos del conjunto bicicleta-rider, con lo que hemos de ser muy conscientes de que hace falta una gran movilidad encima de la bicicleta para sortear con facilidad todo tipo de obstáculos que nos encontremos en medio del terreno.

Como ya dijimos en los primeros consejos, no podemos ser rígidos, sino todo lo contrario, hemos de estar relajados y movernos encima de la bicicleta. En un principio, nos resultará complicado saber cómo hemos de posicionarnos ante cada situación, nosotros te lo explicaremos a continuación ;) , pero has de tener presente que para aplicarlo a la larga, en las primeras ocasiones tendrás que pensar en forzar la posición, y a base de insistir, te acabará saliendo natural, es entonces cuando habrás alcanzado el siguiente nivel.

La verdad es que subiendo y llaneando por pistas sin dificultades técnicas la posición que tomemos no es tan importante como cuando llegamos a un tramo técnico. Ante estas primeras situaciones, hemos de llevar siempre una postura que sea eficiente para el pedaleo, pero en este caso, dependerá sobretodo de la configuración de la bicicleta, de que llevemos el sillín a una altura correcta, con el retroceso justo, y una potencia de una longitud que se ajuste a nuestras dimensiones.

Para bajar por pistas sin dificultad a una velocidad considerable, será adecuado que nos coloquemos en una posición un poco más de ataque, para poder actuar rápidamente ante cualquier imprevisto, que consistirá en erguirnos un poco, con las piernas más rectas aguantando más peso y usando el sillín como referencia de la ubicación de nuestro culo, sin apoyarnos completamente en él. Otro elemento clave será llevar siempre un dedo encima de las manetas de freno, para si hace falta una rápida actuación.

pista

Para pasar por encima de elementos como árboles caídos o escalones en “trialeras” de subida, será mucho más divertido si conseguimos pasar por encima de ellos sin bajarnos de la bicicleta, que si nos bajamos y nos ponemos la bicicleta por compañera de paseo. Para ello hemos de colocar el peso más retrasado, colocando el culo tan para atrás como podamos, a la vez que tiramos del manillar hacia nosotros y damos un golpe de pedal. Una vez tengamos la rueda delantera colocada encima del obstáculo, hemos de llevar la postura hacia delante, colocando el peso encima del eje delantero y tirando de los pedales hacia arriba.

salto

Y ahora viene la parte que más diversión nos proporcionará, la posición correcta para tomar trialeras y zonas técnicas en bajada, con cierta velocidad y con total seguridad y control. También te puede interesar el post como afrontar una bajada.

El primer concepto que nunca debemos olvidar es que cuanto más inclinada sea la bajada, más deberemos echarnos para atrás, llegando incluso a colocar nuestro culo “encima” de la rueda trasera. Para ayudarnos a movernos hasta tal extremo, de unos pocos años atrás hacía aquí, han ido saliendo al mercado cada vez más, con más recorrido, con menos peso y con mejor funcionamiento, las tijas telescópicas, que si bien en competición de rally aún no se han utilizado por su incremento de peso, a partir de bicicletas con 120mm de recorrido ya deberíamos tenerlas en cuenta, siendo prácticamente 100% necesarias en bicicletas de enduro. Nosotros te las recomendamos sin ningún tipo de dudas, lo primero es la diversión ;)

Otro elemento importante será llevar las piernas flexionadas, sin tensar, ayudando a absorber las irregularidades del terreno. Debemos además, poner todo el peso de nuestro cuerpo sobre los pedales, dejando de esta manera las manos liberadas de peso, sirviéndonos tan solo para agarrar las empuñaduras. Para ayudarnos a colocar todo el peso sobre los pedales, debemos colocarnos sobre el sillín, pero sin sentarnos, igual que en la posición para bajas rápidas sin dificultad.

En el tronco superior, con las empuñaduras cogidas, debemos colocar los hombros hacia atrás y los codos hacia afuera, ya que si colocamos los brazos totalmente rectos (paralelos a la bici), nos cansaremos mucho más y no podremos aplicar tanta fuerza.

Estos son los puntos clave de la posición encima de la mountain bike, los que nos permitirán afrontar sendas técnicas con mayor control y diversión. Por último, no debemos olvidar lo que comentamos en los primeros consejos, la mirada siempre hacía delante, con la cabeza alta y la barbilla aproximadamente a la altura de la potencia.

paso-por-piedras

 

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando este sitio acceptas el uso de dichas cookies. Más Información