Sangrar frenos de disco Shimano

En esta ocasión os mostramos un tutorial un poco más complejo, sangrar frenos de disco, más por el mayor número de herramientas específicas necesarias y la coordinación de movimientos necesaria que por la complejidad en si de todas las acciones. Estamos seguros que con un poco de paciencia y práctica, este tutorial os resultará muy útil para cada vez que detectéis que vuestro sistema de frenos hidráulico necesita un sangrado.

Material necesario: destornillador de estrella, llave allen nº5, alicate o llave allen nº2, llave fija nº7, aceite mineral para frenos hidráulicos, rapid cleaner (con base de alcohol), jeringuillas sangrado, rollo papel de taller (o cocina).

1º Preparación maneta

Ponemos la maneta del freno que vayamos a sangrar en posición totalmente horizontal y abrimos la tapa de la pinza de freno. Hemos de destornillar los 2 tornillos de la tapeta.

pastillas-1

2º Extracción pastillas de freno

Extraer las pastillas del freno que vayamos a sangrar. Aflojamos el pasador y con el alicate las sacamos. Las pastillas las sacamos para evitar que se puedan ensuciar con el aceite del sistema de frenado, hecho que las contaminaría y dejaría prácticamente inservibles. En su lugar colocamos un separador de pastillas o cualquier elemento suficientemente grueso que evite que al pulsar la maneta los pistones se junten.

pastillas-1.5

pastillas-2

3º Abrir boquilla sangrador

Aflojamos la boquilla del sangrador de freno con la llave fija del nº7, que se encuentra en la pinza de freno.

4º Llenamos la jeringuilla grande

Cogemos la jeringuilla grande de sangrado, y la llenamos con el aceite mineral, asegurándonos de extraer todo el aire, presionando y sacando un poco de aceite antes de colocar la jeringuilla en la boquilla del sangrador de freno.

5º Empezamos proceso de sangrado

Una vez colocada la jeringuilla en la boquilla del sangrador de freno, empezamos a empujar aceite hacia el conducto hidráulico, siempre de abajo hacia arriba. La jeringuilla pequeña la colocamos en el depósito de aceite de la maneta y absorbimos aceite a la vez que empujamos aceite con la jeringuilla de la pinza de freno.

pastillas-3

6º Continuar y completar proceso de sangrado

Cuando la jeringuilla de la maneta se llene de aceite, cerraremos la boquilla del sangrador, y la vaciamos de aceite en un recipiente. La volvemos a colocar en la maneta de freno y abrimos la boquilla del sangrador de freno otra vez. Debemos empujar aceite hasta que salgan las burbujas causantes del mal funcionamiento del freno.

7º Cerrar boquilla sangrador

Una vez ya hay salido todo el aire, cerraremos definitivamente la boquilla del sangrador de freno, colocaremos un papel alrededor de la punta de la jeringuilla y la extraeremos. Con el mismo papel podemos limpiar el posible aceite que tenga por encima la pinza de freno.

8º Comprobación tacto correcto maneta y cierre tapeta

Comprobamos que la maneta de freno ha recuperado el tacto correcto y colocamos la tapeta del depósito de la maneta en su posición. Veremos que rebosara de aceite al colocarla, no pasa nada, lo limpiaremos con un papel y después aplicaremos rapid cleaner para eliminar todos los posibles restos. Apretaremos los tornillos de la tapeta.

pastillas-4

9º Limpieza maneta

Limpiamos bien la maneta y la pinza de freno con un papel y rapid cleaner, que al llevar alcohol, elimina todos los restos de aceite y grasa.

10º Colocar pastillas de freno

Por último solo falta colocar las pastillas de freno en la pinza, y montar la rueda en la bicicleta.

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando este sitio acceptas el uso de dichas cookies. Más Información