Retomar la actividad

Entreno

Somos muchos los que aprovechamos nuestras vacaciones de verano para desconectar: ni horarios, ni rutinas, algún que otro exceso…después de un largo año uno se merece un relajante descanso. Los que somos aficionados al deporte, concretamente al ciclismo, muchas veces aplicamos la palabra “parón” a raja tabla, nos olvidamos al completo de nuestro trabajo realizado a lo largo del año, un esfuerzo de día tras día lleno de sacrificio para mantenernos en buena forma y conseguir nuestros objetivos. Aunque es totalmente legítimo olvidarnos del deporte durante un tiempo, se recomienda que el parón no sea total, no hace falta coger la bicicleta durante este periodo, simplemente de vez en cuando se aconseja realizar algún tipo de actividad física para mantener el cuerpo activo, como por ejemplo senderismo. Y es que con la vuelta a la famosa rutina  y el cambio de estación, hay que tener en cuenta algunas recomendaciones si vamos a reincorporarnos a la bicicleta. No es lo mismo parar una semana, diez días, quince días o un mes. Porque dependiendo del tiempo inactivo, vamos a ir perdiendo aptitudes progresivamente.

Uno de los problemas más frecuentes es que muchos de nosotros no sabemos cómo iniciar de nuevo nuestro retorno a los entrenamientos de forma adecuada. Sin pensárnoslo comenzamos a salir en bici intentando hacer la misma rutina de siempre como si hubiéramos pasado fuera sólo un fin de semana, a pesar de haber estado quince días o un mes de vacaciones. En este momento es cuando realmente suceden los problemas físicos, rápidamente comprobaremos que las pulsaciones se suben hacia las nubes con el mínimo esfuerzo, las piernas flaquean, el cansancio es más notable, la temperatura corporal es insoportable y el sudor es constante…

¿Qué hay que hacer?

La cuestión es comenzar con unas primeras sesiones más cortas y menos exigentes de forma regenerativa con el fin de que las pulsaciones y la musculatura recuperen el tono. Es importante evitar el sobre entrenamiento, ver que no estamos al mismo nivel de forma puede llevarnos a poner en práctica una idea equivocada: contra más entrenemos, más rápido recuperaremos la forma que teníamos. No  nos podemos olvidar de que el descanso forma parte del entrenamiento, por lo que rodar más de la cuenta sólo nos puede traer resentimiento en los músculos e incluso lesiones.  Poco a poco, al pasar una o dos semanas, ya podremos aumentar la intensidad y el tiempo de trabajo, y el fin de semana se recomienda hacer una salida en las condiciones habituales de siempre. Hay que tener claro, aunque depende mucho de la forma física de cada uno, nuestra resistencia se resentirá durante los primeros días: extra de agujetas y más cansancio.

En definitiva, si crees que ya es hora de volver a ponerte en forma y retomar tu rutina, hazlo poco a poco y progresivamente. Aumenta los días de entrenamiento paulatinamente, así como la carga y el tiempo. Ten paciencia y combínalo con una buena alimentación y un buen descanso, en pocos días volverás a estar donde te quedaste antes de verano.

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando este sitio acceptas el uso de dichas cookies. Más Información