¿Qué ruedas elegir?

tipos-de-llantas

Si tu intención es cambiar de ruedas, ya sea porque las antiguas no se pueden salvar o simplemente porque quieres dar un salto de calidad a la bicicleta, a continuación te mostramos varios puntos que te ayudarán a asegurar una buena elección.

Antes que nada, es fundamental tener claro qué medida de rueda utiliza nuestra bicicleta, es algo lógico aunque a veces uno con tantas novedades puede entrar en un bucle de confusión. Para los que no están muy al día de las novedades del ciclismo, los principales tamaños de ruedas que hay actualmente en el mercado son: las tradicionales 26”, las de toda la vida para el MTB, las de 29” ideales  para senderos abiertos y pistas rápidas, las 27.5”, las últimas a incorporarse en el mercado, una mezcla de virtudes de la 26” y la 29” o las de carretera de 700. Es algo sencillo y fácil de ver, en la propia llanta o cubierta lo indica. Si quieres informarte más al detalle de las ventajas y diferencias de cada media te recomiendo nuestro post la medida ideal.

A la hora de elegir un tipo de rueda u otro hay que preguntarnos para qué vamos utilizar la bicicleta, nuestro tipo de salidas y modalidad que practicamos. Por sentido común, y poniendo un ejemplo sencillo, como más específica sea la modalidad, las características de la llanta serán más concretas, por el contrario si no nos etiquetamos en ninguna modalidad, las características a buscar tiene que ser más generales. Por ejemplo, si practicamos Enduro, una modalidad donde la bici va al límite sorteando piedras, obstáculos y mucho desnivel, será necesario buscar una llanta que destaque principalmente por su resistencia. Por el contrario si nuestra modalidad se centra en la velocidad y aerodinámica, tendremos que buscar un producto ligero y con un perfil más ancho. Estos ejemplos son los dos extremos, en el medio encontramos la mayoría de público, un sector que busca una llanta de MTB resistente y ligera sin ser demasiado cara, que sea duradera y eficiente. Con lo mismo pasa con los aficionados al ciclismo de carretera.

Los radios…

En el mercado podemos encontrarnos varios tipos de radios, por lo general suelen ser redondos (los clásicos, los más usados en las ruedas de gamas bajas/medias), planos (han logrado tener una buena relación prestaciones/fiabilidad y mejoran sustancialmente la respuesta aerodinámica frente a los redondos) y ovalados (ofrecen un toque especial a sus ruedas de gamas más altas ya que virtualmente son los más aerodinámicos de todos). Dentro de los radios ovalados hay varios tipos.

¿Influyen en nuestra elección? el número de radios de nuestra llanta nos darán unas prestaciones u otras, cuanto mayor sea el número de radios más resistente será la llanta aunque también más pesada. Estas ruedas tienen un elevado coeficiente de absorción, soportarán mejor el llantazo y por eso son recomendables para entrenamientos, salidas tranquilas, cicloturismo, etc. Se podría considerar que es llevar muchos radios cuando se tienen entre 36 y 32 (puede haber opciones con más).

*Puedes ver nuestra variedad de radios aquí

A mayor número de radios la rueda es menos eficiente aerodinámicamente, dura más, aguanta más peso, suele pesar más. Presentes desde las gamas más bajas a las medias. Es por ello que son los corredores más ligeros, habilidosos y rápidos quienes suelen sacar más provecho de las modelos con menos radios. Me gustaría recordarte además que el número de radios antes era mayor en la rueda trasera que en la delantera, aunque cada vez es más común el ver que su número se equilibra. Las opciones intermedias son las que suelen llevar combinaciones entre 28 y 24, hoy en día son cada vez más frecuentes. Las más atrevidas suelen llevar mezclas de 24 y 20 (o incluso menos), es habitual encontrarnos con radios planos, estos radios van con mayor tensión que los redondos, para compensar la reducción del número de radios y  aportar una gran rigidez a la llanta. La gran ventaja de estas ruedas es que suelen ser más ligeras y mejora su aerodinámica.

El perfil…

Podríamos establecer que las ruedas de hasta 25 mm son de perfil bajo. Las de entre 30 y 40 serían de perfil medio y consideramos perfil alto a las ruedas de más de 40 mm. El tipo de terreno por el que nos movemos en bici, ya sean puertos, pistas forestales, zonas con viento, trialeras, y la complexión y características de cada ciclista, marcarán nuestra elección.

Las ruedas con perfil bajo son indicadas para terrenos montañosos donde siempre mucha movilidad a la bici, son más ligeras, por lo que nos beneficiaremos en las subidas, también son más maniobrables y rígidas, nos darán una mejor estabilidad en las bajadas. Son ideales para MTB y en carretera son utilizadas de entrenamiento, ideales para escalar puertos. Las llantas de perfil medio, suelen ser más polivalentes, ya que tienen ciertas ganancias aerodinámicas y a la vez son ligeras. Las encontraremos en las modalidades de carretera. Las de perfil alto son ruedas puramente dedicadas al mundo de la competición, son más aerodinámicas y mucho más ligeras. Son las más eficientes en vientos frontales, la mejor opción a la hora de transmitir la energía, ideal en llanos o en etapas donde no haya subidas demasiado pronunciadas. Este tipo de llantas son ideales para triatlones, contrarrelojes, y ciclistas rodadores. Por contra, las ruedas de perfil alto suelen ser las que peor frenan y la más incómoda frente terrenos irregulares.

Los bujes…

Aunque muchos no lo sepan, los bujes son una de las partes más importantes en el comportamiento de toda rueda. Podemos encontrar los de acero, muy resistentes y pesados empleados en gamas económicas. También existen los de aluminio, los más utilizados, ofrecen gran resistencia y ligereza, los podemos encontrar en modelos económicos como en gamas más altas. Los bujes de carbono, no suele utilizarse demasiado, normalmente se utilizan en modelos topes de gama. A su favor está su mayor ligereza y rigidez. También existen bujes creados en otras aleaciones de metal (el escandio o el titanio). Muy poco utilizados.

Otro punto a tener en cuenta a la hora de elegir o mirar los bujes son los rodamientos que llevan: de bolas/conos, estos son los más clásicos y más baratos hoy en día. Suelen presentar una peor durabilidad y peor mantenimiento. Otra opción son los sellados, la evolución del sistema anterior con la diferencia que los rodamientos van sellados, éstos distribuyen mejor la lubricación, requieren mucho menos mantenimiento y suelen tener un vida útil más larga. Son más caros que los anteriores y se encuentran de forma habitual dentro de las gamas medias. Por último existe un tercer grupo, los cerámicos, son los más caros ya que son los que funcionan mejor, sus problemas son mínimos en comparación al resto, utilizados en modelos de gama media o alta.

Tipos de material...

Encontramos tres grupos, las ruedas de aluminio, las más utilizadas en la mayoría de gamas por sus buenas prestaciones a unos precios muy competitivos. La de carbono, utilizadas en gamas altas, mucho más exclusivas que destacan por su ligero peso y mayor rigidez. También existe un tercer grupo que son las ruedas híbridas, estas mezclan el aluminio y carbono, normalmente el carbono se sitúa en el aro y la pista de frenada es de aluminio. Son más pesadas que el puramente de carbono pero por el contrario frenan mejor gracias al aluminio.

Espero que este pequeño resumen te haya ayudado a conocer un poco mejor la variedad de ruedas y los puntos importantes a tener en cuenta a la hora de elegir tu mejor rueda. Si estas decidido en mirarte otras ruedas puedes darle un vistazo a nuestra sección de ruedas, disponemos de una extensa variedad con algunas de las mejores marcas del mercado como Fulcrum, Campagnolo, Mavic, Cole, Massi, etc.

 

 

 

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando este sitio acceptas el uso de dichas cookies. Más Información