Mantenimiento de la Cadena

Hoy os vamos a enseñar hacer el mantenimiento de la cadena, uno de los componentes más importantes de nuestra bicicleta ya que es la encargada de que funcione todo el engranaje de nuestra transmisión.  A todos nos gusta disfrutar de una transmisión que vaya fina, que no roce, que no haga ruidos estridentes, que no salte la cadena, pero para que así sea  es fundamental hacer un mantenimiento regular a la cadena. Si no lo hacemos, tanto la cadena como otras partes de la transmisión, al acumular kilómetros cogen polvo, suciedad y óxido que afectan a su funcionamiento, especialmente si se trata de una bicicleta de MTB.

Hacer el mantenimiento no es una labor complicada ni requiere que desmontes ningún elemento, simplemente basta con tener los productos adecuados y aplicarlos siguiendo un orden. Antes que nada es importante conocer un poco  las 4 partes principales que componentes de una cadena: Placa Exterior (1), Placa Interior (2), Perno (3) y Rodillo (4).

Cadena

¿Cada cuando cambiar la cadena?

Por norma general se suele reemplazar sobre los 3.000 y los 5.000 km, aunque no son unos datos exactos ya que hay elementos que aceleran el desgaste de la cadena. Por ejemplo el estilo de Pedaleo, el Clima, el  tipo de terreno, el  estado del plato y sprocket, etc. Como pueden ver existen demasiadas variables que hacen imposible determinar una vida útil para las cadenas. Lo más recomendable es medir, periódicamente el desgaste de nuestra cadena y mantenerla limpia y bien lubricada en todo momento. Descubre nuestra extensa gama de cadenas aquí.

Procedimiento para el mantenimiento….

1-Antes que nada recomendamos colocar la bicicleta de tal forma que tengamos un buen acceso a la cadena, para ello colgaremos la bici a un potro y pondremos el plato grande y un piñón intermedio. El primer paso para limpiar la cadena es emplear cualquier producto desengrasante, nosotros utilizaremos el Rapid Cleaner de Massi. El procedimiento consiste en aplicar desengrasante a la cadena y seguidamente con la ayuda de un trapo la limpiaremos mientras giramos los pedales hacia atrás.

cadena_1

*Si nuestra cadena este realmente sucia, podemos desmontarla para darle una limpieza mucho más profunda. En este caso el procedimiento consistirá en bañarla dentro de un pote de gasolina o disolvente. Como consecuencia, la cadena quedará totalmente limpia pero hará falta mucha más lubricación luego para que vuelva estar en perfecto estado.

2- El segundo paso consistirá en lubricar la cadena. Existen varios tipos de lubricantes. Nosotros recomendamos el aceite cerámico de goteo, ya que el aceite líquido tipo aerosol puede manchar con mayor facilidad los discos. Aun así al terminar cogeremos un trapo húmedo de alcohol y lo pasaremos por el disco para limpiarlo. El procedimiento consiste en echar nuestro aceite cerámico, gota a gota por la parte interior de cada intersección de eslabones.

cadena_2

*Una cadena bien lubricada, además de ser silenciosa, tendrá una vida útil más larga. Es importante que nos aseguremos que el lubricante penetre bien en los rodillos, que son las partes que están en movimiento y fricción constante. El lubricante en las placas solo sirve para atraer suciedad. Si elegimos un aceite húmedo nos durará más tiempo la lubricación pero se ensuciará antes, por el contrario un aceite con base de cera, su efectividad es más corta pero es mucho más limpio.

En el siguiente vídeo tienes una descripción detallada de cómo realizar esta tarea:

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando este sitio acceptas el uso de dichas cookies. Más Información