Como reaccionar ante una caída

Caidas

Prácticamente todo el mundo, alguna u otra vez, ha sufrido algún susto con la bicicleta que ha terminado en caída. Evidentemente uno no sabe cuándo va ir al suelo, sin embargo, hay recomendaciones de seguridad  que te pueden ayudar a proteger un poco mejor tu integridad física.

Para empezar nuestro control y dominio de la bicicleta cumplen un papel importante, ya que la experiencia, la técnica de frenada y la colocación nos pueden evitar un buen golpe. Aun así a medida que uno va mejorando tiende a confiarse, eso muchas veces se transforma en buscar nuevos retos, ir más rápido, apurar más en la frenada, probar de ir por terrenos más complicado cosa que también te da más puntos a caerte. A más velocidad la caída puede ser más fuerte, a la vez nuestro tiempo de reacción se reduce a milésimas, por lo que es importante estar muy concentrado y aplicar todo lo que sabemos.

La primera solución ante la posibilidad de una caída siempre será intentar recuperar el equilibrio y el control, a veces con el simple hecho de mantener la calma, aunque sea durante unas milésimas de segundo, a lo mejor podremos apoyar un pie, tocar correctamente el freno o enderezar la rueda y así recuperar el rumbo de la bicicleta. Aun así se recomienda hacerlo únicamente si nos vemos capaces e intuimos que lo vamos a conseguir. Si no lo vemos claro, es mejor no arriesgarnos ya que podría ser mucho peor, hasta tal punto de fusionarnos con la bicicleta e ir totalmente descontrolado.

Si vamos directamente hacia algún obstáculo, arboles, coches, piedras, etc… principalmente tendremos que centrarnos en reducir el impacto del golpe procurando que nuestra inercia disminuya gradualmente. Para ello centraremos nuestras fuerzas en frenar progresivamente o de golpe en el caso que no tengamos margen de error y colocaremos nuestro cuerpo hacia atrás. A la vez, antes del impacto intentaremos caer hacia un lateral, para ello colocaremos los pies en los pedales “a las 12 y a las seis”, e intentaremos caer hacia el lado del pedal que está a las seis. Dejando que la parte externa de la pantorrilla absorba el primer contacto, luego el muslo, la cadera, la espalda y el hombro. Evitaremos siempre un choque frontal.

Si la pérdida de control es tan exagerada que no hay forma de frenar ni controlar la bici lo mejor es saltar de ella y dejar que esta vaya colina a bajo. Esta opción solamente la utilizaremos en ocasiones muy claras, donde realmente perdemos el control total, más que nada que al dejar la bici a sus anchas seguramente acabará impactando con algún obstáculo, rompiendo algo. Si se puede evitar mejor que mejor.

Otra situación es en el caso que en una caída salgas disparado hacia delante, es necesario utilizar la técnica utilizada en el judo, que consiste en recoger y girar el cuerpo para rodar por el suelo. La cabeza jamás toca directamente, y deberemos llevar la barbilla hacia el pecho. De esta forma evitaremos un golpe directo de la cabeza hacia el suelo.

 

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando este sitio acceptas el uso de dichas cookies. Más Información