Como escoger el sillín correcto

Sillin_1

Hay muchos tipos de sillines diferentes en el mercado, y por una buena razón: hay una enorme variedad de tipos de culo y de ciclistas.

La elección de un sillín puede ser todo un desafío, pero vale la pena hacer el esfuerzo de encontrar el adecuado, siendo una de las claves principales la de buscar la máxima comodidad - cuanto más cómodos nos sintamos encima de la bici, más tiempo (y más rápido) seremos capaces de rodar.

Por desgracia (o por fortuna, depende de cómo se mire), la sensación de confort en un sillín es una percepción totalmente subjetiva – pídele a doce corredores que te digan cual es el sillín más cómodo, y obtendrás una docena de respuestas diferentes. Esto no debería de sorprendernos, ya que cuando te sientas en una bicicleta, la mayor parte de nuestro peso descansa sobre un par de huesos llamados tuberosidad isquiática o, más familiarmente, los huesos del culo, y estos huesos pueden estar colocados de manera muy diferente dependiendo de la persona.

Además, no sólo esto, sino que en función del estilo de pilotaje que tengamos y la configuración de la bicicleta, cada persona puede experimentar la presión sobre los huesos isquiáticos de diferente forma.

 

Cómo comprar un sillín nuevo

La elección del sillín correcto tiende a ser un proceso reiterativo – los ciclistas más experimentados han probado unos cuantos antes de decidirse por un favorito. Para evitar tener que comprar unos cuantos sillines antes de elegir el bueno, piensa en lo que te pasa con el actual y que no funciona para ti.

Si tu actual sillín es cómodo pero al final de tus salidas te notas el trasero un poco cansado o simplemente quieres substituirlo por uno más ligero, entonces, tu elección te resultará bastante fácil. El mismo sillín está generalmente disponible en una gama de diferentes precios, materiales y peso, por lo que la actualización por uno de la misma familia es generalmente una apuesta segura.

Un desafío más grande será el hehco de reemplazar el sillín porque te resulta incómodo. Esto requerirá de un poco más de darle vueltas al asunto – deberías tratar de precisar qué es lo que no funciona del actual sillín par ti. Si tienes que corregir constantemente tu posición encima del asiento, por qué no probar un asiento con una inclinación frontal más pronunciada para mantenerte en un solo lugar? Tal vez es demasiado ancho y te roza las piernas, o te gusta sentarte en la punta, pero esta es demasiado dura y estrecha? Usa tus observaciones para tratar de elegir entre las características de tu próximo sillín.

Averigua qué es lo que te gusta  y lo que no te gusta de tu sillín  actual antes de elegir uno nuevo .

Una vez que tengas hecha una lista de características que buscas en tu nuevo sillín y características que quieres evitar, mira a ver si puedes probar alguno de los candidatos.

 

Lo que debes tener en cuenta a la hora de buscar tu próximo sillín

Hay variaciones entre los sillines de bicicleta de montaña y los de ciclismo de carretera - los sillines de montar en bicicleta de montaña están fabricados generalmente de materiales más fuertes, más duraderos, y las sillas de montar bicicleta de carretera tienden a ser más ligeros, por ejemplo - pero fundamentalmente, las cosas que debes considerar para encontrar uno que se adapte a ti son las mismas. 

Capa exterior

Los sillines más modernos usan materiales sintéticos, de excelente calidad, si bien es cierto, que aún podemos encontrar piel natural en los sillines más caros. La clave es seleccionar un material que no sea irritable, como que tampoco lo sean las costuras o los refuerzos.

Caparazón inferior

La base del sillín dictamina la forma básica del sillín y como de elástico es. Varios fabricantes producen diferentes anchos y diferentes formas de sillín para los diferentes físicos de las personas. La mayoría de silines tienen el caparazón de nylon, aunque en ocasiones también puede haber refuerzos de carbono. Sólo en los sillines de gama muy alta todo el caparzón es de carbono.
Ranuras o recortes

Algunos sillines tienen una ranura en el centro, de mayor o menor tamaño dependiendo del modelo, que sirve para reducir la presión y el calor alrededor de la zona perineal, repleta de nervios y venas sensibles.

Relleno

El relleno es el encargado de distribuir la presión del cuerpo por toda la superficie del sillín. El material más comúnmente empleado de relleno es el poliuretano – se puede seleccionar en diferentes densidades para conseguir sillines más duros o blandos. Lo más importante que debes recordar es que mientras un sillín blando parecerá cómodo al principio para una persona que se inicia, a la que empiece a tener más contacto con el sillín y empiece a moverse más encima del mismo, es probable que incrementen las molestias y el calor y busque un sillín más duro pero que sea menos molesto a medida que pasan las horas encima del mismo.

Railes

Los raíles son las barras que unen la tija con el sillín. Los de gama baja están fabricados en aleaciones de aluminio, mientras que los de gama más alta son de titanio o de carbono, que marcan la diferencia en el peso y el precio del producto.

Algunas marcas han desarrollado sistemas de sujeción de tija con sillín mediante un solo rail para ciclismo de carretera, y se están imponiendo gracias a su ligereza y facilidad de ajuste.

Si ya sabes que tener en cuenta a la hora de escoger tu sillín, o ya lo has comprado, otro elemento a muy en cuenta que repercutirá en tu comodidad es la posición que adoptes encima de la bicicleta, te dejamos con en enlace a nuestro canal de Youtube donde podrás ver como regular tu posición al milímetro en función de si tienes una bicicleta de carretera o una mountain bike rígido o de doble suspensión. Click aquí.

Si has cambiado de sillín y continuas con molestias, también te puede interesar el blog: Remedios para los dolores más típicos del ciclista

 

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando este sitio acceptas el uso de dichas cookies. Más Información