Aluminio vs. Carbono

Aluminio vs. carbono

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA? SUS VENTAJAS Y DESVENTAJAS

En el mundo MTB siempre hay dilemas y más a la hora de comprar una bicicleta: ¿Optar por una bicicleta MTB rígida o  una bici de doble suspensión? ¿Qué tamaño de rueda elegir (26″, 27’5″ y 29″)? ¿Cuál es el mejor material?

Hoy os vamos hablar del aluminio y el carbono, materiales fundamentales a la hora de elegir el cuadro de nuestra bicicleta. Un tema candente que vamos a intentar resolver de la mejor manera posible.

MATERIALS DE CONSTRUCCIÓN

Estamos ante dos materiales de naturaleza muy distinta: un metal (aluminio) contra una fibra sintética (carbono). El resultado final es el mismo: construir una estructura sobre la que se ensamblan todos los componentes de una bicicleta, pero hay algunas diferencias sustanciales.

El aluminio es un metal que, como tal, no existe en la naturaleza; la bauxita, mineral del que se extrae, necesita ser aleado con otros elementos para conseguir propiedades mecánicas (dureza, rigidez, ductilidad). La evolución siderúrgica ha sido muy notable en lo que respecta al aluminio, lográndose aleaciones (series 5000, 6000,6060, 7000, Scandium) que logran que un metal endeble en origen, llegue a medirse en rigidez y resistencia con el todo poderoso acero y a la vez  tenga la ligereza de algunos carbonos.

Por su parte el carbono podríamos decir que se trata de un material elaborado a la medida de las necesidades de cada fabricante: la confección de estructuras mediante superposición por capas de tejido, pudiendo intercalar capas de diferente trenzado (cruzado o liso) y mezclar fibra de carbono con distinto módulo de rigidez o elasticidad, pone ante nosotros un mundo ilimitado de posibilidades.

LA RÍGIDEZ

En la práctica los cuadros de aluminio suelen ser un poco menos rígidos que los de carbono pero, al llegar al límite, la deformación es mucho más homogénea y, lo más importante, la reacción del material cuando vuelve a su estado original, al cesar la fuerza que produce la deformación, es mucho más suave.  Por el contrario el carbono es algo más rígido pero, una vez se deforma “chiclea” notablemente y, cuando recupera su forma original, lo hace como si de una ballesta se tratase, provocando a veces reacciones inesperadas.

ABSORCIÓN DE VIBRACIONES

Tras varias horas de pedaleo o dependiendo del terreno, la acumulación de vibraciones pueden llegar a afectar al ciclista. En el caso del aluminio, actúa con mayor naturalidad disipando en la propia estructura del cuadro gran parte de las vibraciones parásitas que, de otra manera llagarían al conductor. El carbono se muestra menos generoso con el ciclista y acumula más vibraciones, hasta el punto de entrar en resonancia, llegando incluso a producir movimientos parásitos en la dirección por la acumulación de vibraciones en la estructura. Te puede interesar el post Tecnica pedaleo BTT.

 ABSORCIÓN DE IMPACTOS

Las vibraciones son movimientos de alta frecuencia y de baja intensidad, mientras que los impactos se producen al afrontar irregularidades de baja frecuencia y alta intensidad, lo que correspondería a grandes baches, zonas de trialeras, etc. En este supuesto, el aluminio absorbe peor las fuerzas vectoriales producidas tras afrontar uno de estos elementos, mientras que el carbono se comporta como un auténtico amortiguador de baches.

RESISTENCIA A LA FATIGA

¿Qué material tiene una vida útil más larga? la traducción práctica sobre el cuadro de una bicicleta se traduce en fisuras, grietas, incluso el seccionamiento completo de uno de sus tubos.

Debido a su naturaleza metálica, el aluminio es más vulnerable a la degradación por fatiga ya que, además del deterioro debido al trabajo mecánico, sufre otros factores como la oxidación. Aquí el carbono gana la partida, ya que las fibras sintéticas, debido a la menor densidad de su estructura y a la gran elasticidad molecular, soporta mejor el paso del tiempo, incluso cuando se somete a trabajo intensivo.

Por el contrario una desventaja de la fibra de carbón es que en caso de impacto el daño es más difícil de reparar y en muchos de los casos si es por rotura el resultado es una bici inservible. Desgraciadamente no todas las bicis de carbón son hechas con la misma calidad y la diferencia de calidad entre una marca y otra es notable. Lo recomendable es enfocarse en marcas reconocidas por su innovación, cuidado del detalle, así como la garantía y el servicio al cliente.

PESO

Normalmente la fibra de carbono ofrece un menor peso en la misma proporción de superficie y volumen, pero la necesidad de recurrir al uso de varias capas de tejido en las zonas de unión y, sobre todo, la obligatoriedad de homogeneizarla mediante resinas y adhesivos, terminan por igualar el peso con un cuadro de aluminio (refiriéndonos siempre a modelos de la más alta gama), aunque siempre la fibra de carbono puede arañarle unos gramos a la báscula. En cualquier caso, en igualdad de peso, un cuadro de carbono siempre será más sólido que otro de aluminio.

REFLEXIÓN

Después de ver los pros y contras, ahora tenemos que dictar sentencia, en este punto llegamos a uno de los argumentos que pueden hacernos tomar una decisión definitiva: el precio.

Aunque se pueden conseguir cuadros de carbono por un precio realmente bajo o de oferta, no es lo normal y si queremos un modelo ligero, rígido y con ciertas garantías de longevidad, hay que invertir bastante dinero. Por el contrario, los cuadros de aluminio de gama alta ofrecen un precio bastante contenido, lo que los convierte en una opción bastante interesante.

En definitiva,  si eres un ciclista competitivo que entrena constantemente o pasa cada fin de semana encima de la bicicleta, seguramente acabaras buscando un producto ligero con altas prestaciones y entonces una bici de fibra de carbón de calidad será tu mejor opción. Por otro lado, si lo que buscas es practicar el ciclismo de forma recreativa y deportiva seguramente no necesitas la última, mejor y más cara de las bicicletas, sólo busca una bici de aluminio que cumpla y seguro que tendrás muchos años de diversión. También te pueden interesar los blogs ¿Qué sistemas de suspensión hay? y el de Garantías bicicletas.

Carbono

Aluminio

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando este sitio acceptas el uso de dichas cookies. Más Información